En ALFA estamos conscientes de la importancia de impulsar una gestión social y ambientalmente responsable de la empresa, para cumplir con el propósito de generar valor compartido y un crecimiento sostenible.

En este informe se presenta un resumen de los logros y avances más relevantes en materia de responsabilidad social. Las acciones compartidas en este documento se presentan de acuerdo con la metodología del Global Reporting Initiative (GRI) y constituyen un firme compromiso de seguir contribuyendo al desarrollo de nuestros colaboradores, las comunidades que nos acogen y al entorno natural que nos provee de los insumos para operar.

Durante el año que se reporta, ALFA enfrentó nuevamente un difícil escenario económico, que incluyó bajos precios del petróleo, una mayor volatilidad en el tipo de cambio del peso frente al dólar, menor crecimiento en algunos de sus principales mercados, aunado a los efectos del proceso electoral en EE.UU.

Frente a ello, ALFA se apoyó en las fortalezas que ha venido construyendo a lo largo de los años, como eficiencias operativas, tecnologías de vanguardia y liderazgo de mercado, para reportar resultados en línea con lo estimado. Además, continuó avanzando en su programa de inversiones para mejorar sus operaciones, incrementar capacidad, agregar valor a sus productos y servicios, así como expandir su presencia geográfica.

Sigma construyó una moderna planta en España, en reemplazo de la que fue destruida por un incendio en 2014; Alpek inició la construcción de una segunda planta de cogeneración de energía en México, que permitirá una operación más eficiente y limpia, adquirió una planta de PET en Canadá y una de poliestireno expandible en Chile. Además, anunció un convenio para comprarle a Petrobras dos plantas de poliéster en Brasil. Nemak arrancó una planta de autopartes y otra de maquinado en México, compró una empresa del mismo ramo en Turquía y avanzó en la construcción de una planta en Eslovaquia para fabricar componentes estructurales. Por otro lado, Alestra y Axtel se fusionaron, conformando una empresa más competitiva en el negocio de TI y comunicación en México.

ALFA también continuó invirtiendo en iniciativas para fortalecer los cuatro pilares que sostienen su modelo de responsabilidad social corporativa: Bienestar Interno, Comunidad, Medio Ambiente y Desarrollo Económico.

Los retos más significativos en materia de responsabilidad social que enfrenta ALFA son los relacionados con la salud y seguridad de sus colaboradores, la gestión del agua, la reducción de emisiones en agua, aire y suelo, así como el ciclo de vida de los productos. Todos ellos son motivo de especial atención por parte de las empresas y de la administración de ALFA.

En el área de Bienestar Interno, ALFA impulsó los programas de salud, seguridad, capacitación, desarrollo, así como iniciativas para alcanzar un mejor balance empresa-familia. En el área de seguridad, si bien en los años previos tuvimos una tendencia favorable en el número y gravedad de accidentes laborales, en 2016 tuvimos un repunte. Esto nos obliga a redoblar  esfuerzos, a fin de cumplir con la meta permanente de cero accidentes.

En el tema de Desempeño Comunitario, se mantiene una relación de confianza, respeto y colaboración con las comunidades donde opera la compañía. Además de los apoyos que ALFA brinda, particularmente a los sectores más marginados o en situación de contingencia, la empresa dedica un importante esfuerzo al renglón educativo. El Proyecto Educativo de ALFA Fundación continuó creciendo. Hoy, opera tres planteles y da servicio a 1,250 alumnos de secundaria y preparatoria. En el año, estudiantes de este Proyecto tuvieron una destacada participación en diversas competencias académicas y comunitarias convocadas por instituciones nacionales e internacionales.

En el área Ambiental, se continuó invirtiendo en la generación y consumo de energías limpias. La construcción de una planta de cogeneración en Tamaulipas que operará con gas natural, así como la firma de un acuerdo para recibir energía eólica en las operaciones de Sigma en México, son ejemplos del esfuerzo de la empresa en este tema. También se trabajó en mejorar la gestión del agua, por su relevancia como insumo en las operaciones de las empresas. Ante ello, se realizaron inversiones para optimizar tanto su uso, reúso y calidad al momento de su descarga.

En materia de Desarrollo Económico, ALFA cuenta con programas de apoyo a su cadena de valor, a través de asesorías a proveedores para mejorar sus operaciones, así como a clientes y consumidores con información puntual sobre sus productos y servicios.

A través de los programas y logros aquí presentados, buscamos tener un papel cada vez más activo como agentes de cambio favorables en nuestro entorno.

San Pedro Garza García, Nuevo León, México, a 20 de febrero de 2017.


Armando Garza Sada

Presidente del Consejo de Administración

Álvaro Fernández Garza

Director General

En ALFA estamos convencidos de que las inversiones en responsabilidad social reditúan invariablemente en beneficios para nuestros colaboradores, la comunidad, el medio ambiente y nuestra cadena de valor, motores, todos ellos, que impulsan el crecimiento sostenible de nuestra empresa.